Había abandonado este blog…

Durante meses he seguido recibiendo los comentarios y las participaciones de otras personas, desconocidas para mí, que me han animado continuamente a seguir publicando mis desvaríos en forma de, como bien anuncia el nombre de este blog, dosis de literatura. Una no se da cuenta de que lo que escribe puede llegar a alguien más allá del tiempo y del espacio. Siempre pretendemos gustarnos a nosotros mismos y a nuestros inmediatos (amigos, familia, compañeros de trabajo…), e ignoramos que hay personas fuera de nuestro círculo que tal vez puedan sentirse mucho más identificados con nuestras palabras. Por ellos va esta entrada.

He vuelto. Pronto más píldoras.

Anuncios