Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Reconozcámoslo. Hay una cosa que nos encanta hacer: listas. Listas de canciones, de películas, ¡de la compra mismamente! “Mis canciones favoritas son…”, “Las mejores películas que he visto este año…” y hasta “los diez chicos que mejor me han besado…”. Todo cabe.

Reconozcámoslo también. Hay un tipo de personaje que nos vuelve locos: ¡los locos! Protagonizan nuestras series favoritas, las películas más cómicas y las más terroríficas, y toda canción de amor incluye un “estoy loco por ti” de algún modo u otro.

Así que con este listado de locos inicio mis top 10 literarios.

Top 10 de protagonistas de novela un poco o bastante chalados:

10) El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde: el señor Robert Louis Stevenson escribió este clásico de la literatura de terror en el siglo XIX y las desventuras de su protagonista perduran todavía en el imaginario colectivo gracias a las adaptaciones cinematográficas y las referencias televisivas. ¡Si hasta el mismísimo Raphael lo interpretó en un musical teatral!

9) La familia de Pascual Duarte: un ejemplo de loco patrio es el protagonista de esta grandiosa novela de Camilo José Cela. Retrata a la perfección la España profunda (Extremadura, qué hermosa eres) y los instintos más básicos de un hombre golpeado por la tierra y la familia, y que habrá de perder la cabeza por amor, o tal vez algo más esencial: el sexo.

8) Miedo y asco en Las Vegas nos enseña el tipo de locura causado por las drogas más psicotrópicas. Hunter S. Thompson nos narra las peripecias de un periodista y su abogado en un viaje a Las Vegas donde inicialmente tienen que cubrir una carrera de motos y donde realmente tienen lugar todo tipo de experimentos con el ácido. ¡Cuidado con las canciones de Jefferson Airplane!

7) El misterio de la cripta embrujada y cía: Eduardo Mendoza me gusta, qué duda cabe, por esa saga del detective sin nombre ni gusto por la higiene que protagoniza El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas, La aventura del tocador de señoras y El enredo de la bolsa y la vida. Recién salido del manicomio y con una vida un tanto rara, este loco provoca carcajadas.

6) Alguien voló sobre el nido del cuco: aunque todo el mundo recuerda la película de Milos Forman protagonizada por el maravilloso Jack Nicholson, hay que señalar que la brillante novela pertenece a Ken Kesey, un escritor no muy prolífico y un tanto desconocido que experimentó con drogas como cobaya humana. Esa experiencia le valió para escribir la novela ambientada en un psiquiátrico donde locos y menos locos viven y mueren en una época en la que la terapia de electroshock bien valía para un roto que para un descosido.

5) El lobo estepario: algunos diréis que no, que El lobo estepario no va sobre ningún loco, pero Harry Haller podría catalogarse como tal. Asocial, inadaptado, con tendencia a profundizar una y otra vez en sí mismo, solitario… ¿Síndrome de Asperger? Quién sabe, pues Hermann Hesse trazó esta obra con vocación autobiográfica.

4) La conjura de los necios: otro chiflado entrañable es Ignatius, el protagonista de la novela de John Kennedy Toole. Anclado en una época en la que no vivió, Ignatius J. Reilly no encaja con su entorno, la Nueva Orleans de la mitad del siglo XX, y en su egoísmo cruel emprende aventuras que le tacharán como el loco por antonomasia de la novela “cómica”.

3) American Psycho: cuando la locura roza la psicopatía nacen los monstruos. Bret Easton Ellis creó la figura de Patrick Bateman y el cine se encargó de hacerla inmortal. “Pat” Bateman es un yuppie de finales de los ochenta que lo tiene todo: un trabajo en Wall Street, una novia perfecta, un maravilloso apartamento y un físico envidiable. Sería perfecto si no fuera por un pequeño defecto: descuartiza mujeres y hombres a ritmo de Genesis.

2) Crimen y castigo es una obra maestra de la literatura que debería ser lectura obligada en cada rincón del mundo. Nos presenta a Raskólnikov, un hombre que se vuelve loco por la culpa, la necesidad y nuevamente la culpa. Fiódor Dostoievski es el padre de esta novela, su obra cumbre, y de la criatura: un enorme libro que recoge cada instante y pensamiento de un hombre que ha llegado a lo más bajo de su condición humana y que en su caída roza el amor y la comprensión.

1) Don Quijote de la Mancha es el paradigma de la locura en la novela como Hamlet lo es en teatro. Nuestro (dejadme apropiarme de él un poco y compartirlo con vosotros) personaje más universal, aquel que leyendo se le sorbió el seso y confundió molinos con gigantes, Maritornes con bellas damas y amigos con figuras ficticias como la del Caballero de la Blanca Luna. Miguel de Cervantes, gracias por el Quijote, ¡y por otro loco un tanto más cuerdo, el genial Sancho Panza!

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Texto y fotografías de María José Alfonsel.

Anuncios