Etiquetas

, , , , ,

Que el cielo es azul, el agua incolora y el comic español vive una época dorada son tres frases tan evidentes e incuestionables que me parecía estúpido empezar el post con una frase alabando el aire tan fresco que se respira en el mundo del comic patrio. Porque, así es amigos: el comic español vive un gran momento. Y si no me creéis, ¿por qué todos los años los Salones del Comic se llenen de amantes de este noble arte? Hoy mismo arranca en Barcelona el Salón Internacional del Comic, con representantes de diversos países como Italia, China, Francia, Estados Unidos, Argentina, Japón y, un momento, ¡España también!

Y es que nada tenemos que envidiar al manga japonés o al cómic de superhéroes estilo Marvel. Aquí también tenemos dibujantes con buenos guiones que se han ganado la fidelidad del público español. Un ejemplo: Españistán, de Aleix Saló. Publicado en 2011 por la editorial antes conocida como Glénat (ahora se hacen llamar Editores de Tebeos), cuenta la historia de un pobre cani, de nombre Fredo, que sin trabajo ni perspectivas de tenerlo en un futuro próximo (ni lejano, para que engañaros), decide que no quiere que le quiten el piso por no poder pagar la hipoteca. Y así, con esta premisa tan sencilla a la par que actual, Saló nos presenta en forma de fábula una radiografía del bello país idealizado que es España, Españistán para la familia.

Ingredientes para una fábula: parados con estudios que se dan un canto en los dientes; parados sin estudios que se dejan seducir por la telebasura y se quedan calladitos metiditos en sus casas; políticos corruptos, empresarios sedientos de dinero y curas hambrientos de poder; burocracia ineficaz, pasión por el ladrillo y la construcción y humor typical spanish. Resultado: un comic ágil, divertido, que no flaquea hasta casi el final. El final, ¡ay!, para nada de mi gusto.

Y es que, el bueno de Fredo (en honor a Frodo) y su amigo Samu (en honor a Sam), parten como una Comunidad del anillo por las diferentes regiones del reino: desde el país de los curritos hasta el distrito financiero, pasando por ciudad burocrática, tierras muertas y aldea santa. Cada región es retratada con crítica y gracia, pero al llegar al final y al comprobar que no se tienen soluciones para mejorar Españistán (ni España, no os hagáis ilusiones), se sacan un Deus ex machina de libro y todos contentos.

Pese a este desliz imaginativo, el comic ha calado hondo y los vídeos subidos a youtube cuentan con miles de visitas. Y es que el spanish way of life ni es estilo ni es vida, pero sí muy español.

El dibujo naif, los diálogos amenos y la posibilidad de no comprar el libro, sino de tirar de biblioteca pública como he hecho yo, hacen que Españistán no solo sea una lectura recomendable, sino OBLIGATORIA.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Anuncios